Busca en nuestra Web

Viernes Septiembre 18, 2020
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Bogotá volvió a ser la capital de la paz el pasado miércoles 12 de octubre: Acogió la “Marcha de las Flores” en donde indígenas, víctimas y estudiantes se encontraron para apoyar la consecución de los acuerdos que buscan la paz de Colombia.

 

Haciendo un pasillo humano, los capitalinos rindieron un tributo a todas las colectividades autóctonas que han sido afectadas por la cruda guerra del país. Abrazos, flores y sonrisas aportaron en gran número al perdón que citadino e indígena sienten en el llamado “Tiempo de Paz”.

 

Arengas como, “Acuerdos ya”, “Paremos ahí compadre no nos dejemos joder, no dejemos que los ricos nos quiten el que comer”, “Resistencia” y hasta el mismo himno de la republica entonado a las 6 en punto de la tarde, justo cuando la tarde azulosa caía; hicieron de esta jornada de marcha un encuentro de construcción social con un fin claro: El fin del conflicto.

 

 Así, recordamos a los que les da pereza o tienen algún tipo de estigma frente a las marchas que aún hay cabida para ellos, el próximo 20 de octubre -por ejemplo- se volverá a llevar a cabo otra jornada de movilidad llamada “Gran marcha Colombia Pacífica”.

 

Entonces muévete mi pez, que como me dijo una profesora hace unos días, “el tiempo que viven ustedes los jóvenes y ciudadanos es crucial”. Y lo es, por eso marchar y apoyar cada actividad que aporte a la coyuntura del país es vital.

 “Una guerra nunca se ganará, con otra guerra”.

 

Por Juan Avella para el CrossmediaLab de la Tadeo
@elsietemanes
 

 

LO MAS RECIENTE