Busca en nuestra Web

Martes Noviembre 24, 2020
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

 

En días pasados se estrenó la nueva edición del festival de cine de terror y fantástico Zinema Zombie en el emblemático teatro de cine porno Esmeralda Pussycat, a pocos pasos del Jorge Eliecer Gaitán.

El año pasado el festival, creado por bogotanos curiosos y amantes del género de terror, trajo al consagrado director “maldito” Ruggero Deodato, director de una de las películas de Serie B más polémicas de la historia en la década de los 80, Holocausto Canibal.

Para este año el festival trae lo mejor del cine de terror, fantástico y gore del 2015 de todos los rincones del mundo. Las películas serán presentadas en diferentes sitios del Centro de Bogotá como la Cinemateca Distrital, Cine Tonalá, los auditorios de la Universidad Central y A Seis Manos. La novedad este año es la selección de películas para niños en la línea del terror y la fantasía, donde las familias podrán disfrutar de una selección adecuada para menores de edad.

El evento de inauguración.

Esmeralda Pussycat, el (único) teatro de cine porno sobreviviente en Bogotá fue la primera sede para presentar al público este festival, dio inicio a la hora 6:66 (o a las 7:06 p.m.) del pasado viernes 6 de noviembre. Entre el ambiente kitch y surreal del teatro, la película inaugural del festival y los carteles que adornan el teatro (en su mayoría afiches de películas pornográficas de los años 70 y 80 y figuras del género como Roco Siffredi) y el traslado posterior al bar Asilo para la fiesta de apertura fueron elementos que quedaron en la mente de quienes asistimos. En principio bizarro pero original, el festival marca este año una gran madurez temática al incluir, más allá de películas llenas de sangre, tripas y violencia, elementos académicos para la realización de cine, proyectos independientes colombianos que, lejos de las grandes salas, tienen su nicho bien establecido y trabajan para él. Sin dejar de lado, por supuesto, la curiosidad que dejan en la gente temas como la necrofilia, el secuestro y la sed de sangre; la tortura, el asesinato y el crimen, explotado hasta la saciedad en el cine, pero que finalmente forma parte de nuestra sociedad.

 

En este orden de ideas, la película inaugural (sentado en sillas viejas desgastadas y mal conservadas) fue Liza, the Foxy Fairy, de Hungría. Liza, cuenta la historia de una enfermera húngara que empieza a transformase desde su psicología, en una figura de animación, mítica japonesa. 

LO MAS RECIENTE